La Comisión Europea propone un plan de acción para ayudar a Italia con los flujos migratorios

La Comisión Europea (CE) propuso este martes un plan de acción para poner en marcha medidas “inmediatas” que ayuden a reducir drásticamente la llegada de inmigrantes a Italia por el Mediterráneo central y que pretenden implicar en ese objetivo a toda la Unión Europea (UE).

El plan responde a la petición de Italia, que el pasado fin de semana instó a sus socios europeos a acelerar la reubicación de solicitantes de asilo y elaborar normas para las ONG que salvan vidas en el Mediterráneo, unas propuestas que han sido secundadas por Alemania y Francia.

Entre otras acciones, Bruselas se comprometió a ayudar a Italia a elaborar un código de conducta para las ONG, algo que Roma había reclamado después de que estas organizaciones hayan sido acusadas de animar a la inmigración con su presencia e incluso de colaborar con los traficantes.

El vicepresidente primero de la CE, Frans Timmermans, dijo en rueda de prensa que ese código ofrecerá “claridad” y ayudará a resolver los “malentendidos” que se pueden producir en relación con las condiciones en las que deben operar las ONG. Timmermans se mostró convencido de que estas actúan con buenas intenciones, pero indicó que “hay que asegurar que en la ejecución de sus intenciones no se crean problemas adicionales o el riesgo de accidentes en el mar”.

El gobierno italiano ha llegado a pedir en las últimas semanas que otros países, como Malta, Francia o España, abran sus puertos como señal de solidaridad. Hoy la CE urgió a Italia a intensificar los retornos de los inmigrantes que no tienen derecho a permanecer en territorio europeo, aplicando procedimientos acelerados.

TRABAJO EN LIBIA

Por otra parte, Bruselas se comprometió a reforzar la capacidad de las autoridades libias para gestionar la inmigración , así como a apoyar la creación de un centro marítimo de rescate y coordinación en Libia y a poner en marcha desde hoy un nuevo ejercicio destinado a reasentar a refugiados desde Libia, Egipto, Nigeria, Etiopía y Sudán.

También indicó que trabajará con Libia para reforzar los controles en la frontera sur e intensificará el trabajo para asegurar acuerdos en materia de readmisión con los países de origen y de tránsito.

A los países de la UE les pidió que aceleren la acogida de demandantes de asilo desde Italia, que avancen hacia la reforma del sistema europeo de asilo común y que aporten más fondos al Fondo Fiduciario de Emergencia para África. Esta y otras acciones serán debatidas en una reunión informal de ministros europeos de Interior que se celebrará este jueves y viernes en Tallin.

Timmermans aseguró que Bruselas presionará a los países en la reunión de ministros en Tallin para que “den muestran de solidaridad”.

“Es un problema sin precedentes porque muchos de los que llegan no buscan protección internacional, sino solo una vida mejor”, dijo Timmermans, que añadió que “hay que llegar a un entendimiento con los países de origen para que retengan a los inmigrantes y a los de tránsito para que combatan a las mafias de traficantes.

LAS CRÍTICAS DE AMNISTÍA

La organización Amnistía Internacional (AI) calificó de “muy inadecuado” el plan de Bruselas. “Hace poco para abordar la situación del Mediterráneo central y la falta de solidaridad europea. En lugar de proponer que más inmigrantes sean detenidos y que sean retornados con mayor celeridad, los líderes de la UE necesitan de una vez por todas adoptar una acción real para prevenir las muertes en el mar”, dijo Iverna McGowan, portavoz de AI.

El número de inmigrantes y refugiados que han atravesado el Mediterráneo desde el pasado 1 de enero ha llegado a los 101.210, menos de la mitad de los que consiguieron llegar por mar hasta Europa en el mismo periodo del año pasado, según dijo hoy la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Source link

Share this post