En alfombras de goma que se extienden por un centro recreativo de la Ciudad de México, la familia Montero abraza bajo mantas donadas, sus primeras posesiones después de abandonar su apartamento tras la mortal magnitud 7.1 terremoto.



Source link

Share this post

Post Comment