Ada Colau rechaza ceder locales del Ayuntamiento de Barcelona para el 1-O



La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, el pasado jueves.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha enviado una carta a la Generalitat para que informe al Ayuntamiento sobre las actuaciones que tienen previstas -ahora que el Tribunal Constitucional (TC) ha suspendido el 1-O- para garantizar la participación sin poner en riesgo a la institución y los funcionarios.

El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha asegurado en rueda de prensa que todavía no tienen informe del secretario general del Ayuntamiento sobre la cesión de locales para el referéndum, y que han hecho esta petición al Govern para Barcelona pero que también están afectados el resto de municipios catalanes.

«La disposición a que puedan participar y movilizarse es absoluta. Pero repetimos lo que hemos repetidos muchas veces: no pondremos en riesgo a la institución ni a funcionarios», ha remarcado.

Parece que Ada Colau no cederá finalmente espacios del Ayuntamiento de Barcelona para la celebración del referéndum independentista del próximo 1 de octubre. Así se lo ha transmitido el secretario municipal Jordi Cases a varios trabajadores en una conversación informal, según publica este viernes el diario El País.

El primer teniente de alcalde de la ciudad, Gerardo Pisarello, ha confirmado en rueda de prensa que «los trámites ordinarios han quedado afectados por la interlocutora del Tribunal Constitucional (TC)». El Gobierno liderado por la alcaldesa Ada Colau ha enviado una carta al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, pidiéndole que explique cómo se puede votar sin poner en riesgo a los funcionarios.

Pisarello ha asegurado que aún están a la espera de conocer el informe jurídico que indique cuál debe ser el posicionamiento del Gobierno municipal. Sin embargo, fuentes del Consistorio han explicado que el secretario municipal Jordi Cases ha comunicado a varios trabajadores, de manera informal, que la institución no participará en la votación cediendo locales pues vulnera la legislación estatal vigente.

La alcaldesa Ada Colau explicó ayer que había transmitido a Cases la petición del president para comunicarle en un plazo de 48 horas si ponía a disposición de la Generalitat los locales de titularidad municipal que habitualmente se utilizan en la capital catalana para celebrar comicios electorales.

La alcaldesa explicó en Twitter su disposición a «facilitar la participación a toda movilidad democrática sin poner en riesgo ni a la institución, ni a los funcionarios».

Otros municipios como L’Hospitalet de Llobregat y Santa Coloma de Gramanet que ya habían hecho público su rechazo a la solicitud de Puigdemont han recurrido a la misma línea argumental, recordando los pronunciamientos del Tribunal Constitucional. Posiblemente el informe de Barcelona vaya en esta misma línea.

Según fuentes del Consistorio, Cases se ha reunido hoy con varios funcionarios del Ayuntamiento y ha explicado que poner los locales a disposición de la consulta implicaría poner en riesgo a la institución. Los sindicatos, que han asegurado que no se ha realizado ninguna reunión oficial con ellos, han siempre habían pedido a la alcaldesa que no los pusiera en una situación comprometida respecto al referéndum.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR



Source link

Share this post

Post Comment