Científicos españoles logran que una mujer ciega reconozca formas y letras con un implante en el cerebro

Científicos españoles logran que una mujer ciega reconozca formas y letras con un implante en el cerebro


The Washington Post via Getty Images

Una paciente ciega, durante una consulta

Volver a ver después de perder la vista. Este ‘milagro’ científico ha sido posible, por unos instantes, gracias al estudio pionero de un equipo de científicos españoles en una mujer que se quedó ciega hace 16 años.

Según informa El País, el experimento diseñado por científicos de la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH) se basa en la implantación de un centenar de electrodos en la región cerebral encargada de la visión. No solo es histórico el resultado; es la primera vez que se usa esta tecnología en una persona invidente.

El éxito fue temporal, porque aclara el mismo medio que la ceguera de Bernardeta, de 57 años, volvió una vez que se desenchufó, pero ahora están reclutando nuevos voluntarios para ir más allá. La paciente, antigua docente, pudo percibir patrones y reconocer algunas letras del alfabeto. Incluso, añaden, pudo jugar a una versión sencilla del popular videojuego ‘Comecocos’. 

El avance fue fruto de una larga investigación y de un también extenso proceso de espera. La mujer explicó que le pusieron el implante el 22 de octubre de 2018 y un día más tarde ya arrancó el experimento. “Los tres primeros meses, lo que iba a durar la investigación, no avanzamos mucho, pero insistí en que se alargara. Fue entonces cuando empecé a distinguir cambios en la intensidad. Eran como lentejuelas muy luminosas y, según variaban los parámetros, las veía más o menos intensas, más o menos grandes”, añade.

Las ‘lentejuelas’, conocidas científicamente como fosfenos, son un fenómeno habitual en la visión. El director del Grupo de Neuroingeniería Biomédica del Instituto de Bioingeniería de la UMH, Eduardo Fernández, explica que los aparecen como un punto concreto del espacio visual. “La retina tiene una especie de mapa en el córtex cerebral que conecta con el campo visual. Este mapa retinotópico se había estudiado en personas que ven: estimulas una parte determinada y ves algo concreto y no otra cosa. Nos ha sorprendido que estas predicciones se cumplan completamente en una persona ciega. El mapa sigue ahí”, detalla.

La investigación es pionera porque por primera vez se utilizan electrodos, 96 en concreto, para implantarlos en la región visual del cerebro de una persona ciegas. Esta técnica se viene utilizando en personas con parálisis o incapacitadas para comunicarse.  Y no solo aportan señales eléctricas, también recogen la respuesta neuronal, algo igual de novedoso. El sistema se completó con una retina artificial (un procesador de imagen similar al de las cámaras, montado sobre unas gafas convencionales).

Efecto en todo el mundo

El equipo español contó con colaboradores de EEUU y otros lugares del mundo y ahora están recibiendo solicitudes internacionales de voluntarios que “esperan volver a ver, pero eso no va a pasar, esto es investigación. Buscamos gente como Berna, que sabía que no iba a volver a ver. Si no, les podríamos hacer mucho daño”, resalta Eduardo Fernández.

Cita la actitud positiva de la paciente original porque ella reconoce que “sabía a lo que iba. Tenía muy claro que no iba a recuperar la vista, pero siento una gran satisfacción personal y con eso ya me siento pagada”.

Share this post

Post Comment