Cuándo el brazo de Popeye deja de ser símbolo de fuerza y se convierte en algo indeseable

Cuándo el brazo de Popeye deja de ser símbolo de fuerza y se convierte en algo indeseable



Ironías de la vida, el brazo de Popeye no nos hará más fuertes. Si tenemos la mala suerte de sufrirlo, nuestra potencia muscular irá a menos y ni las espinacas podrán salvarnos de esta.



Source link

Share this post

Post Comment