Despedidas dos cuidadoras por humillar en las redes sociales a varios recién nacidos



Dos cuidadoras del Hospital Naval de Jacksonville (Florida, Estados Unidos) han sido despedidas por compartir en Snapchat unas imágenes sujetando de manera indebida a varios niños negros recién nacidos y llamándolos «minisatanes».

Las cuidadoras también subieron un vídeo a Snapchat agarrando los brazos de uno de los pequeños y moviéndoselos como a una marioneta al ritmo de la canción In Da Club, de 50 Cent. En otra de las fotos, una de las cuidadoras le enseñaba el dedo corazón al recién nacido y acompañaba la imagen del siguiente texto: «How I currently feel about these ‘mini Satans» (Así me hacen sentir ahora mismo estos ‘minisatanes’).

Denisa Shellito, que declara ser excompañera de clase de una de las cuidadoras, compartió el vídeo y las fotos en Facebook y escribió: «Una chica con la que fui al instituto trabaja de cuidadora en la Marina. Así tratan, ella y su maldita compañera, a los recién nacidos. Me arde la sangre ahora mismo y quiero denunciarlo porque las tendrían que despedir, pero no sé cómo proceder. Cabreada es poco».

La publicación de Denisa Shellito, que ya ha sido compartida más de 340.000 veces, identifica a la cuidadora como Allyson Thompson. El medio CBS46 ha identificado a la otra cuidadora implicada como Joanie Barrett.

El hospital hizo públicas unas declaraciones en las que censuraba la actuación de sus dos trabajadoras:

«[Los vídeos y las fotos publicadas] son indignantes, inaceptables, carentes de toda profesionalidad y no pueden ser toleradas. Ya hemos identificado a las dos cuidadoras (no son enfermeras, como algunos medios han publicado). Ambas han sido inmediatamente apartadas de sus funciones y su caso será investigado por el sistema legal y la justicia militar. Los padres de los pacientes ya han sido informados».

Según explica el medio News4Jax, las exempleadas ya han pasado a disposición judicial.

En unas declaraciones compartidas el miércoles, el comandante general de la Marina, Forrest Faison, pidió dos jornadas de reflexión y sensibilización, de carácter inmediato y obligatorio para todo el personal, para reconsiderar su juramento, su compromiso y sus motivos para servir a la sociedad, así como para modificar la normativa de los hospitales de la Marina en lo referente al uso de los teléfonos móviles y demás dispositivos de grabación.

También comunicó que los oficiales al mando tienen órdenes de asegurarse de que no vuelvan a difundirse fotografías de ningún paciente en las redes sociales y de que se prohiban los teléfonos móviles en las zonas de cuidado de pacientes «hasta nueva orden».

Y añadió: «Como medida adicional, he ordenado a los oficiales al mando que contacten personalmente con todas las embarazadas que tengan planeado dar a luz en nuestras instalaciones para tranquilizarlas, informarlas de nuestras nuevas medidas y solucionar cualquier preocupación que les pueda surgir».

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.





Source link

Share this post

Post Comment