El exagente Derek Chauvin, declarado culpable de asesinato por la muerte de George Floyd


“No puedo respirar”. Fueron las últimas palabras el afroamericano George Floyd antes de morir asfixiado bajo la rodilla del agente de policía Derek Chauvin, donde permaneció durante 8 minutos y 46 segundos. Este martes, el agente ha sido declarado culpable por la muerte de Floyd. 

Pero, ¿qué paso? ¿por qué aquella muerte sacudió EEUU durante semanas y ha conmocionado al país?

¿Cómo ha transcurrido el juicio?

A lo largo de estas dos semanas de proceso judicial, los fiscales de la acusación han hecho declarar a casi cuarenta personas, entre testigos, peritos, y expertos policiales, que aseguraron un uso excesivo de la fuerza por parte de Chauvin.

Los 12 miembros del jurado -seis blancos, cuatro afroamericanos y dos “multirraciales”- empezaron a deliberar este lunes después de los alegatos finales de la Fiscalía y la defensa hasta las 20.00 hora local (01.00 GMT del martes) y reanudaron su debate esta mañana a las 08.00 hora local (13.00 GMT). Unas seis horas y media después, anunciaron que habían tomado una decisión unánime sobre la sentencia de Chauvin.

Los hechos

El 25 de mayo de 2020, George Floyd, un afroamericano de 46 años, fue detenido por hacer una compra con un billete falso de 20 dólares en una tienda de comestibles. 

No tenía armas, fue esposado y tumbado sobre el suelo boca abajo y el agente Derek Chauvin le apretó la rodilla contra el cuello durante casi 9 largos minutos. En ese tiempo, se escuchó a Floyd suplicar y gritar “no puedo respirar”, “por favor” y “mamá” hasta quedar inconsciente. También había dejado de mostrar resistencia. 

Algunos ciudadanos que había presentes lo grabaron todo y lo publicó en redes sociales. Una publicación que prendió como una mecha y se difundió por todo el planeta, creando una ola de indignación sin precedentes en Estados Unidos. 

Pocas horas después, la policía de Minneapolis emitió un comunicado en el que se explicaba que el sospechos estaba sentado en su coche “bajo los efectos del alcohol o de otras sustancias” que alteraban su comportamiento. También aseguraban que opuso resistencia y que los agentes advirtieron “que podía sufrir problemas médicos”, por eso llamaron a la ambulancia. Floyd fue trasladado al hospital donde falleció. 

¿Quién es Derek Chauvin? 

Es el policía que ha sido juzgado. Fue expulsado del cuerpo por la presión social, después de que saliesen a la luz las imágenes que poco tenían que ver con el comunicado oficial. Se ha enfrentado a cargos por asesinato en segundo grado, penado con hasta 40 años de cárcel; asesinato en tercer grado, con una condena máxima de 25 años, y homicidio en segundo grado, que acarrea hasta 10 años de privación de libertad.

Pero como no tiene antecedentes penales, solo podía ser condenado a un máximo de 12 años y medio de prisión por cada uno de los primeros dos cargos y a 4 años de cárcel por el tercero. Chauvin se ha declarado inocente de todos los cargos.

Otros tres policías, Thomas Lane, Tou Thao y J. Alexander Kueng, fueron despedidos del cuerpo por estar presentes durante la agresión y no intervenir para evitarla. Aunque el fiscal quiso procesarlos a todos en el mismo bloque también, se les juzgará más adelante. 

¿Qué ha alegado la defensa de Chauvin?

Por su parte, el abogado de Chauvin, Eric Nelson, llamó para acudir al estrado a siete testigos, centrando gran parte de su defensa recurriendo al historial médico de Floyd, así como en el consumo de sustancias estupefacientes previo al suceso y que le habrían provocado el colapso respiratorio, según su postura. Entre quienes declararon no se encontraba el acusado, quien apeló a la Quinta Enmienda para no testificar.

Nelson ha argumentado que el jurado debe asumir la presunción de inocencia y, partiendo de esa base, examinar las pruebas que se hayan presentado. En ese sentido, considera que la acusación “no ha podido demostrar la carga de prueba”. En cuanto a la “fuerza razonable” utilizada por el agente, Nelson ha recordado que otros dos policías no consiguieron meter a Floyd en el coche, por lo que Nelson decidió ejercer una “fuerza razonable mayor” para reducir al hombre. “Floyd tumbó los esfuerzos de tres policías estando esposado, solo con la fuerza de sus piernas y su cuerpo”, ha destacado.

Así, ha recriminado a la defensa que se centre en los más de nueve minutos que estuvo Chauvin sobre Floyd, y no preste atención a los 16 minutos anteriores. “Intentan cambiar el punto de vista para modificar la premisa de qué haría un agente razonable”, ha argumentado

¿Y el fiscal?

“Las últimas palabras de George Floyd el 25 de mayo de 2020 fueron, ‘por favor, no puedo respirar’. Y le dijo esas palabras al señor oficial. Le dijo esas palabras al acusado. Pidió ayuda con su último aliento, pero el señor oficial no le ayudó”, ha expresado durante su intervención final el fiscal Steve Schleicher.

“El lema del Departamento de Policía de Mineápolis es proteger con coraje. Y servir con compasión. Pero George Floyd no era una amenaza para nadie. No estaba tratando de lastimar a nadie”, ha continuado el fiscal, quien señala que aquel día frente a Floyd no se necesitaba “coraje”, sino “un poco de compasión”, que “no se mostró”.

“Durante 9 minutos y 29 segundos. George Floyd suplicó hasta que no pudo hablar más, y el acusado continuó. Cuando no pudo hablar, el acusado continuó. Cuando no pudo respirar, el acusado continuó. Más allá de que tuviera pulso, el acusado continuó con este asalto”, ha enfatizado.

Schleicher ha querido recalcar durante el juicio que quien ha estado sido juzgado estas dos últimas semanas no ha sido la víctima, quien tampoco lo fue en vida, sino Chauvin, quien “traicionó a la placa” y “abandonó sus valores” como policía.

“Esto no es un enjuiciamiento a la Policía. Es un enjuiciamiento al acusado. Y no hay nada peor para un buen policía que un mal policía”, ha expuesto.

En los momentos finales, el fiscal Schleicher ha incidido nuevamente por qué Chauvin debería ser declarado culpable, pues tal y como marcan las leyes del estado de Minesota, “si se comete un cierto nivel de agresión y la persona muere como resultado de esta agresión, se es culpable de asesinato”.

“Lo que hizo el acusado constituye un delito grave de asalto. Esto no fue vigilancia policial. Fue innecesario, fue gratuito, fue desproporcionado. Y lo hizo a propósito. No hay duda. Esto no fue un accidente. No se tropezó y cayó sobre el cuello de Floyd. Lo hizo a propósito y le mató”, ha enfatizado. Hasta seis médicos forenses han afirmado que Floyd falleció asfixiado debido a la presión de la rodilla de Chauvin sobre su cuello.

La movilización en las calles

La incertidumbre ante el resultado del juicio se ha traducido en tensión en las calles, especialmente en Mineápolis, donde ha habido más de 3.000 miembros de la Guardia Nacional estadounidense desplegados en el área metropolitana de la ciudad.

No es para menos. El caso de George Floyd llevó a los movimientos antirracistas a tomar las calles, primero de Minneapolis y después del resto del país. La comunidad negra consideró que se trataba de un episodio nuevo de la brutalidad policial que sufren en todo el territorio. George Floyd se convirtió en el símbolo del racismo policial que aún existe en Estados Unidos. El movimiento Black Lives Matter creció y ardieron hasta 75 ciudades estadounidenses en enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden. 

El papel de Trump y Biden

Lejos de sentarse a negociar o de escuchar lo que exigían los manifestantes, el entonces presidente del país, Donald Trump, acusó al movimiento de crear violencia en las calles y calificó al grupo de izquierda como Antifa como “organización terrorista”

Biden, en cambio, acudió a las misas y al funeral y se ha mostrado del lado de la familia de la víctima. 

 ¿Qué pedía la familia de Floyd?

Condena para Chauvin. “Sacó el alma del cuerpo de mi hermano, mientras suplicaba por su mamá. Ningún hombre tendría que hacer eso. Necesito justicia para George; necesitamos una condena”, dijo el hermano del fallecido, Philonise Floyd, en la vigilia organizada en el sur de Mineápolis.

Además, Philonise, que estaba acompañado por varios familiares, reclamó en su discurso que el sistema judicial en Estados Unidos sea igual para blancos y afroamericanos. “No debería haber dos sistemas de justicia. No debería ser uno para Estados Unidos Blancos y otro para Estados Unidos Negros. Somos uno”, insistió un emocionado Philonise, que recibió un fuerte aplauso del centenar de personas congregadas en esa iglesia.

Share this post

Post Comment