Estados Unidos y Canadá no están interesados ​​en enviar fuerzas armadas a Haití

Estados Unidos y Canadá no están interesados ​​en enviar fuerzas armadas a Haití


Comentario

NACIONES UNIDAS — Estados Unidos y Canadá, los dos países mencionados con más frecuencia como posibles líderes de una fuerza armada internacional para ayudar a Haití a combatir las pandillas, no mostraron interés el martes en desplegar personal de seguridad a pesar de los renovados llamamientos de las Naciones Unidas y Haití para ayudar a poner fin al empeoramiento de la violencia en la nación más pobre del hemisferio occidental.

El embajador adjunto de EE. UU., Robert Wood, dijo al Consejo de Seguridad de la ONU que “Haití debe abordar sus continuos desafíos de inseguridad”, y alentó a la comunidad internacional a apoyar sus esfuerzos.

El embajador de Canadá ante la ONU, Robert Rae, dijo que el mundo debe aprender de todas las intervenciones militares anteriores en Haití, que no lograron brindar estabilidad a largo plazo al país, y garantizar que en el futuro las soluciones “deben ser dirigidas por haitianos e instituciones haitianas”.

El primer ministro haitiano Ariel Henry y el Consejo de Ministros del país enviaron un llamamiento urgente el 7 de octubre pidiendo “el despliegue inmediato de una fuerza armada especializada, en cantidad suficiente” para detener la crisis causada en parte por las “acciones criminales de las bandas armadas”.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, emitió el llamamiento, pero más de tres meses después, ningún país ha dado un paso al frente.

Helen La Lime, enviada especial de la ONU para Haití, reiteró el llamamiento del secretario general y le dijo al consejo que “la violencia relacionada con las pandillas ha alcanzado niveles no vistos en años”.

Los asesinatos y secuestros aumentaron por cuarto año consecutivo en 2022, dijo, señalando 1359 secuestros, más del doble que en 2021 y con un promedio de aproximadamente cuatro por día, y los asesinatos aumentaron en un tercio a 2183, afectando a todos los segmentos de la sociedad, incluido un ex candidato presidencial y director de la Academia Nacional de Policía.

En el frente político, dijo La Lime, la expiración del mandato de los últimos 10 senadores en funciones el 9 de enero significa que “no queda un solo funcionario electo en el país”.

Si bien esto plantea un “desafío profundo”, dijo, también es una oportunidad para que los haitianos analicen las causas profundas de la disfunción en el país y las aborden.

El enviado de la ONU señaló dos acontecimientos clave: la adopción unánime por parte del Consejo de Seguridad en octubre de una resolución que impone sanciones a individuos y grupos que amenazan la paz y la estabilidad en el país, comenzando por un poderoso líder de una pandilla, y la firma el 21 de diciembre por una amplia gama de funcionarios políticos, civiles, religiosos, sindicales y del sector privado de un “Acuerdo de Consenso Nacional para una Transición Inclusiva y Elecciones Transparentes”.

El acuerdo establece un calendario para instalar un gobierno electo para febrero de 2024 e incluye pasos inmediatos para promover reformas fiscales y aumentar los ingresos del estado, dijo La Lime. Se ha nombrado un Alto Consejo de Transición que trabajará con el gobierno para hacer las nominaciones al tribunal supremo del país, dijo.

La lime dijo que el acuerdo, cuyos adherentes crecen cada día, es “la señal más prometedora que ha surgido de los esfuerzos de diálogo hasta ahora”. Con las sanciones de la ONU, “ofrece un camino claro hacia la restauración de la democracia y la legitimidad”, dijo.

Pero La Lime dijo que el despliegue de una fuerza internacional especializada es un tercer elemento esencial necesario para reforzar la policía, las sanciones y la transición.

Sin una fuerza internacional, dijo, “los efectos muy positivos del proceso político y las sanciones hasta el momento seguirán siendo frágiles y vulnerables a ser revertidos”.

El embajador de Haití ante la ONU, Antonio Rodrigue, citó los esfuerzos en curso para implementar el acuerdo, pero calificó la situación actual como “una emergencia” y advirtió que restablecer la seguridad es un requisito previo para que el país avance.

“Sin seguridad no podemos tener elecciones justas, transparentes y democráticas ni podemos restablecer el funcionamiento normal de las instituciones en el país”, advirtió.

Rodrigue instó a la comunidad internacional a responder al renovado llamado del secretario general Guterres para el despliegue inmediato de una fuerza internacional “que nos ayude a reprimir a las pandillas y nos permita finalizar el proceso de restablecer el orden democrático en nuestro país”.

“Esto es un imperativo en este momento”, dijo Rodrigue. “No podemos esperar y la situación de seguridad podría empeorar cualquier día y empeorar el destino de las personas que ya están sufriendo terriblemente”.

En cuanto al sufrimiento, el enviado de la ONU, La Lime, dijo al consejo que las pandillas han bloqueado intencionalmente el acceso a los alimentos, el agua y los servicios de salud, durante el actual brote de cólera, y cerca de 5 millones de haitianos en todo el país enfrentan una hambruna aguda.

Share this post

Post Comment