Frente al ‘punto de inflexión’, el jefe de UNRWA busca el apoyo del estado del Golfo

Frente al ‘punto de inflexión’, el jefe de UNRWA busca el apoyo del estado del Golfo



Comentario

GINEBRA – El jefe de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos pidió el martes a los países ricos del Golfo que aporten más para ayudar a educarlos, albergarlos y brindarles atención médica. Sugirió que algunos de esos países no ponen su dinero donde están sus bocas cuando expresan su apoyo a los refugiados asediados.

Philippe Lazzarini, comisionado general de la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas, hizo un lanzamiento a los diplomáticos de los principales estados donantes para ayudar a financiar su nueva solicitud de presupuesto de $ 1.6 mil millones este año, dinero que primero tendrá que destinarse a absorber un multimillonario déficit.

“Por cuarto año consecutivo, estamos terminando (2022) con un gran déficit de alrededor de $70 millones”, dijo a los periodistas, lamentando que la agencia no tenga más confiabilidad y previsibilidad de financiamiento.

Lazzarini expresó su preocupación por el aumento de la tensión, la volatilidad, la incertidumbre y la violencia en la región “en un momento en que la agencia lucha por mantener a flote sus propias actividades”.

Advirtió que si la UNRWA no recibe la financiación adecuada, “podríamos llegar a un punto de inflexión” y enfrentar la suspensión de sus actividades en “una región tan volátil” y “donde la gente está tan desesperada”.

La UNRWA se fundó a raíz de la creación del estado de Israel en 1948 para servir a cientos de miles de palestinos que huyeron o se vieron obligados a abandonar sus hogares. Hoy, su número ha aumentado a unos 5,9 millones de personas, la mayoría en Cisjordania y la Franja de Gaza ocupadas por Israel, y países vecinos en el Medio Oriente. La agencia brinda servicios sociales, educación y empleo a muchos.

Israel se ha opuesto al plan de estudios escolar de UNRWA, alegando que promueve la incitación contra Israel y ha pedido reformas en la organización. Pero tolera a la agencia, en parte porque brinda servicios que las autoridades israelíes no brindan o no brindarán.

Lazzarini dijo que algunos grandes países donantes tradicionales (citó a Gran Bretaña por su nombre) redujeron recientemente sus presupuestos de ayuda al extranjero, lo que “ha afectado gravemente a la organización”. Dijo que la guerra en Ucrania también había desviado la atención pública de las necesidades en el Medio Oriente.

Reservó su mayor atractivo para los estados adinerados del Golfo, que vieron una ganancia inesperada el año pasado con los altos precios de la energía y la alta demanda de petróleo y gas después de que el productor clave Rusia invadiera Ucrania. Dijo que no podía explicar por qué su financiación para UNRWA había disminuido en los últimos años.

“No tengo la respuesta, pero he observado algunas tendencias en la región. ¿El primero? De hecho, la contribución árabe en 2018 representó alrededor del 25% de la contribución total a la agencia”, dijo. “En 2021, fue menos del 3% y el año pasado fue del 4%”.

Lazzarini atribuyó parte de ese apoyo a Qatar, Kuwait y Arabia Saudita.

Pero algunos estados del Golfo disminuyeron “su compromiso” con la UNRWA incluso cuando continuaron simpatizando con “la difícil situación de los refugiados palestinos” con declaraciones de apoyo político a los palestinos en los organismos de la ONU. Ese apoyo no se ha “traducido necesariamente en una contribución a la UNRWA” en los últimos años, dijo.

“Realmente estoy comprometido con los estados miembros de la región y realmente espero que regresen como un socio estratégico”, dijo Lazzarini.

Lazzarini señaló una “nueva dinámica política” en la región, en un momento en que Israel ha llegado a una serie de acuerdos diplomáticos con países árabes, incluidas las naciones del Golfo, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos, conocidos como los Acuerdos de Abraham.

“No debería haber absolutamente ninguna contradicción en ser parte de los Acuerdos de Abraham, tener un acercamiento y continuar apoyando a la agencia y a los refugiados palestinos”, dijo Lazzarini.

En 2018, bajo el expresidente Donald Trump, Estados Unidos, tradicionalmente uno de los mayores donantes de UNRWA, suspendió su apoyo a la agencia. La administración Biden reanudó la financiación y el año pasado aportó 340 millones de dólares, convirtiendo a EE. UU. en el mayor donante.

El periodista de Associated Press Joe Federman en Jerusalén contribuyó a este despacho.

Share this post

Post Comment