Las mascotas olímpicas no están ganando ninguna medalla

Las mascotas olímpicas no están ganando ninguna medalla

Antes de la pandemia, el diseñador japonés que creó las mascotas olímpicas y paralímpicas predijo que se convertirían en el «rostro de los Juegos».

No ha resultado del todo de esa manera. Las dos mascotas son omnipresentes en la mercancía olímpica que se vende en Tokio a medida que se desarrollan los Juegos. Pero en un país donde las mascotas juegan un papel importante en la marca corporativa y la comercialización, en su mayoría han tenido una presencia moderada en el mismo evento para el que fueron creadas.

El público japonés tampoco se está desmayando por ellos, según fanáticos y expertos que estudian la industria de las mascotas del país. Los perfiles de las mascotas en las redes sociales son modestos y una queja común es que sus nombres, Miraitowa y Someity, son difíciles de recordar.

Miraitowa es la mascota olímpica y Someity representa los Juegos Paralímpicos, que están programados para realizarse en Tokio del 24 de agosto al 5 de septiembre.

“Dentro del torbellino de toda la controversia olímpica, creo que las mascotas fueron olvidadas en algún lugar del camino”, dijo Yuki Fuka, de 46 años, mientras caminaba por el Estadio Olímpico con su hija durante el fin de semana. «Los Juegos acaban de comenzar y su existencia ya es una ocurrencia tardía».

Todos los Juegos Olímpicos desde 1972 han tenido una mascota oficial, pero Miraitowa y Someity están compitiendo en un campo local abarrotado porque Japón ya tiene miles de criaturas extravagantes y torpes, conocidas como yuru-chara, que fueron creadas para promover sus lugares de origen.

La mascota más conocida de Japón puede ser Kumamon, un oso de peluche de la prefectura de Kumamoto que ayudó a popularizar el fenómeno yuru-chara hace aproximadamente una década. Es casi seguro que la más traviesa es Chiitan, una mascota no autorizada del “bebé hada” de la ciudad de Susaki que una vez fue suspendida de Twitter por sus violentas travesuras.

Hasta el martes, las mascotas olímpicas y paralímpicas tenían alrededor de 15.000 seguidores en Instagram, una pequeña fracción de los casi 900.000 de Chiitan. Miraitowa había publicado solo 70 veces en la plataforma en dos años.

¿Miraitowa y Someity son odiados o incluso desagradables? Para nada. Simplemente han sido un poco, bueno, decepcionantes.

“No son odiados, en cuanto al diseño. Parecen ser funcionales. Parece que están haciendo un buen trabajo ”, dijo Jillian Rae Suter, profesora de informática en la Universidad de Shizuoka, al suroeste de Tokio, que ha estudiado mascotas japonesas. «Pero no parece haber mucha pasión por ellos».

Las mascotas, que primero apareció en público hace tres veranos, fueron elegidos de una lista corta por estudiantes de escuelas primarias de todo Japón y nombrados por un jurado del comité organizador olímpico. Chris Carlier, un escritor e ilustrador británico en Tokio que dirige Mondo Mascots, un sitio web y Feed de Twitter sobre yuru-chara, dijo que Miraitowa y Someity pueden haber sido populares entre los niños que asociaron su apariencia con personajes de Pokémon.

El nombre de Miraitowa es una combinación de las palabras «futuro» y «eternidad». Someity’s es una variación del nombre de un tipo popular de cerezo, una fuente de fascinación y deleite en Japón durante siglos, y un juego de palabras en inglés «so mighty».

El patrón a cuadros de las mascotas las hace parecer un poco a banderas de carreras andantes. Su diseñador, Ryo Taniguchi, le dijo a la agencia de noticias Kyodo en 2018 que el patrón era un guiño a uno que fue popular durante el período Edo de Japón, que duró del siglo XVII al XIX.

«Creo que los personajes, al igual que los logotipos, se convertirán en la cara de los Juegos, los guardianes», le dijo a Kyodo.

Desde que comenzaron los Juegos la semana pasada, Miraitowa ha estado publicando en Instagram desde lugares deportivos de Tokio. Los medallistas olímpicos también están recibiendo Miraitowas en miniatura con sus ramos de flores, y las dos mascotas han hecho algún spot televisivo ocasional.

Aún así, mantienen un perfil relativamente bajo en un escenario global tan gigante. La profesora Suter dijo el martes que había visto la cobertura televisiva de los Juegos durante días y solo había vislumbrado a las dos mascotas una vez, en una pantalla dentro de una sede olímpica.

En particular, Miraitowa y Someity no tuvieron una presencia importante en la ceremonia de apertura del viernes, lo que llevó a un usuario de las redes sociales, Suekichiii, a tuitear lo que se convirtió en una imagen muy popular que muestra versiones plásticas de las mascotas viendo la ceremonia de apertura desde casa. Suekichiii le dijo más tarde al medio de comunicación japonés Maidona que el cuadro había sido diseñado para evocar simpatía por ellos.

Carlier, de Mondo Mascots, dijo que inicialmente sintió que Miraitowa y Someity eran demasiado delgadas y atléticas para competir como yuru-chara, dado que las mascotas japonesas tienden a ser torpes y «torpes». Dijo que finalmente le habían llegado a gustar, pero aún no los considera memorables.

Eso puede deberse a que sus nombres «no se salen exactamente de la lengua», agregó, o porque su logotipo a cuadros tiende a mezclarse con el telón de fondo de las sedes olímpicas que están diseñadas con un estilo a juego.

O quizás simplemente tienen la mala suerte de representar unos Juegos Olímpicos que se celebran durante una pandemia, con pocos espectadores.

«No creo que la mayoría de la gente culpe a los personajes», dijo Carlier. «Siento un poco de pena por ellos por su destino».

No está claro cómo el desempeño de las mascotas podría afectar las ventas oficiales de mercadería. Un portavoz de los Juegos Olímpicos de Tokio le dijo a Kyodo en 2018 que se esperaba que las licencias relacionadas con mascotas y otros «emblemas olímpicos» generaran el equivalente a unos 126 millones de dólares en ingresos.

Tokuko Otsu, portavoz de los Juegos, dijo la semana pasada que la estimación no había cambiado. Agregó que los datos de las ventas de mercadería oficial de los Juegos Olímpicos de Tokio, incluidos los «productos relacionados con las mascotas», aún no estaban disponibles.

Hiroyuki Nakamura, quien estaba comprando en una tienda de regalos de los Juegos Olímpicos en Tokio durante el fin de semana, dijo que él y su hija de 10 años veían mal las mascotas oficiales y no tenían planes de comprar mercadería relacionada con las mascotas.

“Para nosotros, los padres, es difícil mantenerse al día con los nombres de todas las diferentes mascotas que siguen apareciendo”, dijo. «¿Pero estos dos no tienen nombres especialmente difíciles de recordar?»



Share this post

Post Comment