Las salidas en un museo de Barcelona de alto perfil provocan enfado en el mundo del arte | Arte

Las salidas en un museo de Barcelona de alto perfil provocan enfado en el mundo del arte |  Arte

En el mundo del arte internacional se ha desatado una polémica por la marcha de Tanya Barson, la comisaria inglesa, y Pablo Martínez, responsable de programas, del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba).

La pareja partió el 16 de julio, un día después de que Elvira Dyangani Ose, directora del Showroom en Londres, fuera nombrada nueva directora del museo.

Barson y Martínez fueron informados por correo electrónico que, como resultado de la reestructuración, sus cargos ya no existían. Barson, ex curadora de arte internacional en la Tate Modern de Londres, cree que solo la querían fuera.

«Creo firmemente que una de las principales motivaciones para la reestructuración fue la forma de efectuar nuestra salida del museo porque teníamos contratos permanentes», dijo a la Observador.

El museo, diseñado por el arquitecto estadounidense Richard Meier, se inauguró en 1995 en el barrio obrero de El Raval. La colección permanente de unas 5.000 obras que datan de mediados del siglo XX incluye esculturas de Eduardo Chillida y Anthony Caro, y obras de Keith Haring, Paul Klee y el fotógrafo Brassaï.

Unas 700 personas del mundo del arte español e internacional han firmado una petición condenando la forma de las salidas y la falta de consulta sobre la reestructuración de la gestión del museo.

El incidente provocó la dimisión de otros dos miembros del personal, la filósofa Marina Garcés y el antropólogo Yayo Herrero, quienes emitieron un comunicado calificando las salidas como “un paso triste que una vez más no muestra consideración por el personal y los estudiantes”.

Elvira Dyangani Ose, la nueva directora, fuera de Macba. Fotografía: Quique García / EPA

Mark Godfrey, ex curador de la Tate Modern, fue una de las figuras internacionales que hablaron. Escribió en Instagram: «Ambos contribuyeron increíblemente a Macba y uno habría asumido que la ciudad y el gobierno estarían muy orgullosos de estos logros».

Donna de Salvo, curadora adjunta senior de la Dia Art Foundation en Nueva York, también publicó, calificándola de “una maniobra burocrática clásica sin pensar ni respetar a los profesionales dedicados para quienes esto es más que un trabajo”.

Algunos miembros del personal del museo dicen estar consternados por la forma en que Barson y Martínez se fueron, pero agregan que ninguno de los dos fue popular entre sus colegas y que Barson en particular fue distante y nunca se integró realmente, ni a nivel profesional ni a nivel personal.

Barson acepta que las diferencias culturales a veces fueron un desafío, pero también cree que las instituciones culturales catalanas nombran a forasteros por su prestigio pero luego tienen dificultades para acomodarlos.

«Estaría mintiendo si dijera que no encontré elementos de xenofobia», dijo. “Existe un resentimiento real hacia alguien de fuera. Hay pocas personas de fuera de Cataluña en el equipo y solo un par de fuera de España. La frase «España es diferente» se dijo con bastante frecuencia, a veces con un poco de ironía.

“Hay una cultura de denuncia en España”, dijo. «En lugar de acudir a mí con problemas, la gente iba a mis espaldas y hablaba con alguien más al respecto, pero luego ninguna de las partes venía a mí y me decía que esto era un problema».

En un comunicado, Macba rechazó todas las acusaciones de Barson, incluida la de xenofobia. Afirma que el museo tiene protocolos claros para hacer frente a cualquier forma de discriminación o descontento, de los que Barson nunca se valió, y que Macba fomenta la libertad de expresión, la conciliación y la igualdad y se enorgullece de su visión internacional.

La declaración también afirma que la reestructuración no fue impuesta desde arriba sino que fue el fruto de ocho meses de discusiones y se llegó por consenso.

Sin embargo, Dyangani Ose, cuyo nombramiento como consejero se ha visto ensombrecido por la disputa, admitió que las salidas podrían haberse manejado mejor. Dijo que quería reorientar el museo hacia temas clave.

“Macba necesita convertirse en un museo necesario, indispensable para la vida de los ciudadanos”, dijo. “Debe ser un lugar donde sucedan cosas memorables y donde se cuide a las personas, los trabajadores y los visitantes. Queremos fomentar un entorno cariñoso y enriquecedor en Macba «.

Share this post

Post Comment