Manifestantes en Perú lanzan gases lacrimógenos tras pedido de tregua del presidente

Manifestantes en Perú lanzan gases lacrimógenos tras pedido de tregua del presidente



Comentario

LIMA, Perú — Miles de manifestantes salieron a las calles de la capital de Perú y fueron recibidos con ráfagas de gases lacrimógenos y perdigones en medio de enfrentamientos con las fuerzas de seguridad pocas horas después de que la presidenta Dina Boluarte pidió una “tregua” en casi dos meses de protestas.

La protesta antigubernamental del martes fue la más grande y violenta desde el jueves pasado, cuando grandes grupos de personas, muchas de las regiones andinas remotas, llegaron a la capital para exigir la renuncia de Boluarte, elecciones inmediatas y la disolución del Congreso.

“No podemos tener una tregua cuando ella no dice la verdad”, dijo Blanca España Mesa, de 48 años, sobre el presidente de Perú. A pesar de que sus ojos estaban llorosos por los gases lacrimógenos, España Mesa dijo que estaba “feliz porque hoy vino mucha gente. Es como si la gente se hubiera despertado”.

Antes de la semana pasada, la mayoría de las grandes protestas antigubernamentales que siguieron al derrocamiento del presidente Pedro Castillo se llevaron a cabo en regiones remotas de Perú, en gran parte en el sur del país, lo que expuso la profunda división entre los residentes de la capital y el campo, largamente olvidado.

La crisis que ha desatado la peor violencia política en Perú en más de dos décadas comenzó cuando Castillo, el primer líder peruano de origen rural andino, trató de evitar el tercer proceso de juicio político de su joven administración al ordenar la disolución del Congreso el 7 de diciembre. en cambio, lo destituyó, la policía nacional lo arrestó antes de que pudiera encontrar refugio y Boluarte, quien era su vicepresidente, prestó juramento.

Desde entonces, 56 personas han muerto en medio de los disturbios que involucran a los simpatizantes de Castillo, 45 de las cuales murieron en enfrentamientos directos con las fuerzas de seguridad, según la Defensoría del Pueblo de Perú. Ninguna de las muertes ha sido en Lima.

El martes, la policía disparó ronda tras ronda de gases lacrimógenos mientras bloqueaban el paso de los manifestantes, que parecían más organizados que antes. El olor a gas lacrimógeno impregnaba el aire y se podía sentir incluso a una cuadra de distancia cuando las personas que salían del trabajo de repente tenían que cubrirse la cara para tratar de disminuir el escozor.

“Asesinos”, gritaron los manifestantes, algunos de los cuales arrojaron piedras a la policía.

Incluso después de que la mayoría de los manifestantes se habían ido, la policía siguió disparando gases lacrimógenos para dispersar a pequeños grupos de personas en una plaza frente a la Corte Suprema de Justicia del país.

“Tengo derecho a protestar en este país”, dijo Emiliano Merino, de 60 años, mientras era atendido por paramédicos voluntarios después de que le rozaran los brazos con perdigones.

Boluarte había pedido anteriormente una tregua y culpó a los manifestantes por la violencia política que ha sumido al país, afirmando en una conferencia de prensa que los mineros ilegales, los traficantes de drogas y los contrabandistas formaron una “fuerza paramilitar” para buscar el caos con fines políticos. Ella dijo que numerosos bloqueos de carreteras en todo el país y daños a la infraestructura le han costado al país más de $ 1 mil millones en pérdida de producción.

Ella sugirió que los manifestantes que murieron con heridas de bala recibieron disparos de otros manifestantes, alegando que las investigaciones mostrarán que sus heridas son incompatibles con las armas que llevan los oficiales. Y mientras tanto, unos 90 policías están hospitalizados con hematomas, dijo: «¿Qué pasa con sus derechos humanos?» preguntó el presidente.

El gobierno no ha presentado pruebas de que alguno de los agentes heridos haya sido alcanzado por disparos.

Los defensores de los derechos humanos dicen que están consternados por la falta de protestas internacionales de la comunidad regional y global y piden la condena de la violencia estatal desatada desde la destitución de Castillo.

Jennie Dador, secretaria ejecutiva de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos de Perú, dijo que la falta de respuesta internacional hace que parezca que “estamos solos”.

“Ninguno de los estados de la región ha hecho nada concreto”, dijo.

Boluarte estuvo notablemente ausente de una reunión de líderes regionales el martes en la capital de Argentina, donde la mayoría evitó mencionar las muertes de civiles en Perú.

Los activistas de derechos humanos han reconocido los actos de violencia de algunos manifestantes, incluidos los esfuerzos para tomar aeropuertos y quemar estaciones de policía, pero dicen que las manifestaciones han sido en gran medida pacíficas.

Algunos de los líderes en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños culparon al gobierno de Perú por la violencia.

El presidente de Chile, Gabriel Boric, dijo que “hay una necesidad urgente de un cambio en Perú porque el resultado del camino de la violencia y la represión es inaceptable”. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, partidario acérrimo de Castillo, exigió “el fin de la represión”.

Durante la ceremonia de clausura de la cumbre, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, llamó a poner fin a “la violencia callejera y la violencia institucional que ha cobrado la vida de tantas personas” en Perú.

“La comunidad internacional ha expresado su preocupación, pero realmente creo que podría ser más contundente”, dijo César Muñoz, director asociado de la división de las Américas de Human Rights Watch.

Luego de unas febriles negociaciones a puertas cerradas en Buenos Aires por la tarde, la situación en Perú quedó fuera de los documentos de cierre de la cumbre. “Perú es un tema espinoso”, pero la presión de algunos líderes llevó a negociaciones de último minuto, dijo un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina, hablando bajo condición de anonimato por falta de autoridad para discutir políticas.

“Perú ha logrado pasar desapercibido”, dijo Marina Navarro, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Perú. “Dada la gravedad de la situación, con esta cantidad de personas que han muerto, no vemos que se diga tanto como podría haber”.

Los periodistas de Associated Press Franklin Briceño en Lima y Almudena Calatrava en Buenos Aires, Argentina, contribuyeron a este despacho.

Share this post

Post Comment