Países latinoamericanos unen reservas para crear una vasta área marina protegida | Ecuador

Países latinoamericanos unen reservas para crear una vasta área marina protegida |  Ecuador

Cuatro naciones latinoamericanas frente al Pacífico se han comprometido a unir sus reservas marinas para formar un área interconectada, creando uno de los focos de biodiversidad oceánica más ricos del mundo.

Panamá, Ecuador, Colombia y Costa Rica anunciaron el martes la creación de la iniciativa del Corredor Marino del Pacífico Tropical Oriental (CMAR), que uniría y aumentaría el tamaño de sus aguas territoriales protegidas para crear un corredor libre de pesca de más de 500.000 metros cuadrados. km (200.000 millas cuadradas) en una de las rutas migratorias más importantes del mundo para tortugas marinas, ballenas, tiburones y rayas.

La medida se produce en medio de un creciente clamor por la acción para proteger las especies marinas raras y las poblaciones de peces comerciales contra las flotas pesqueras extranjeras que explotan la rica biodiversidad marina de la región, así como para limitar la pesca ilegal, subregistrada y no reglamentada (IUU) por parte de las comunidades pesqueras locales.

El presidente de Colombia, Iván Duque, anunció el martes 160.000 kilómetros cuadrados adicionales de área marina protegida además de los 120.000 kilómetros cuadrados existentes en el país en Cop26 en Glasgow.

El día anterior, el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, dio el primer paso al anunciar la ampliación de la actual reserva marina de Galápagos de 133.000 km2 en 60.000 km2.

Mega AMP del Corredor Marino del Pacífico Tropical Oriental (CMAR)

“Así como todos los líderes mundiales aquí han llamado a la acción, no a las palabras, creo que esta es una acción concreta en nombre de Ecuador que va más allá de las palabras que podamos decir aquí”, dijo Lasso a The Guardian después del anuncio.

“Esta es una decisión soberana del gobierno ecuatoriano pero debo señalar que es el resultado de cinco meses de diálogo que hemos mantenido con pescadores artesanales e industriales. Por eso no espero ningún problema de rechazo o protesta porque es una decisión consensuada ”, dijo.

Lasso agregó que el plan para una reserva conjunta más amplia era «una respuesta absolutamente directa de los países de ingresos medios con un compromiso con la humanidad» a la mayor presencia de las flotas pesqueras industriales. Dijo que la expansión involucró uno de los canjes de deuda más grandes del mundo por conservación, pero no dio detalles ni cifras.

La expansión crea un «camino de baño seguro» que conecta las aguas ecuatorianas con las costarricenses, por donde «viajan importantes especies migratorias en peligro de extinción, como tiburones, ballenas, tortugas y mantarrayas», dijo el ministro de Medio Ambiente de Ecuador, Gustavo Manrique.

“A pesar de que somos un país en desarrollo, a pesar de que tenemos [one of] El más largo [fishing] flotas en el Pacífico, hemos decidido reducir el esfuerzo de pesca ”, dijo Manrique a The Guardian.

Un tiburón martillo festoneado frente a la isla Darwin de Ecuador. Las especies en peligro crítico se congregan en grandes cantidades para reproducirse, pero son presa de las flotas pesqueras que las atacan por sus aletas. Fotografía: Ullstein Bild / Getty

“Este es el nuevo lenguaje de la conservación global. Nunca los países que conectan fronteras marítimas se han unido para crear una política pública ”.

Esta nueva área protegida de Galápagos se dividiría en dos: una zona de veda de 30.000 kilómetros cuadrados al noreste de las Islas Galápagos que conecta las aguas de Ecuador con las de Costa Rica, a lo largo de los montes submarinos de Cocos Ridge, una migración clave. ruta para especies oceánicas. Otra área de 30.000 kilómetros cuadrados es una zona de pesca sin palangre que se extiende al noroeste alrededor de la reserva marina existente de Galápagos.

Alex Hearn, un biólogo marino británico que ha trabajado en las Islas Galápagos durante dos décadas, dijo que era un paso adelante. «Este es un momento para disfrutar, pero hay mucho trabajo por hacer».

Hearn dijo que el Pacífico tropical oriental era «uno de los últimos bastiones de cómo se vería la biodiversidad oceánica en un mundo prístino», y describió los mares que conectan las islas Galápagos, Malpelo, Cocos y Coiba como un laboratorio viviente para la investigación científica.

“No basta con proteger las aguas que los rodean. Hay una conectividad entre las áreas y eso es lo que debemos proteger ”, dijo.

Hearn señaló que las poblaciones de especies altamente migratorias habían disminuido este siglo, entre ellas tortugas, rayas y tiburones, particularmente las especies de tiburones martillo en peligro crítico de extinción que se congregan para reproducirse alrededor de las islas Darwin de Galápagos y Malpelo en Colombia.

En junio, como parte de la iniciativa “30×30” liderada por el Reino Unido para asegurar al menos el 30% de los océanos del mundo como áreas marinas protegidas para 2030, Panamá cuadruplicó el área marina protegida de la Cordillera de Coiba, de aproximadamente 17.220 kilómetros cuadrados a 98.230 kilómetros cuadrados.

Max Bello, asesor de políticas oceánicas de la ONG Mission Blue, dijo: “Con este compromiso, América Latina vuelve a consolidar su liderazgo en conservación marina, pero se necesita más. Esperamos continuar hacia al menos el 30% de protección en todos los [maritime] países.»

“Ha nacido una nueva era, para brindar protección a especies que no conocen fronteras”, dijo.

Share this post

Post Comment